Elisa Matilla interpreta “Gibraltareña” en el teatro de las Bellas Artes de Madrid. Un recorrido por la vida de una prostituta tras el cierre de la Verja

Paras los que albergamos algunos años esta historia nos recuerda a la de Hortensia Romero, la prostituta interpretada por Ramón Rivero en “La Legionaria” y que tantas veces paso por nuestras tablas en la última decada.  Gibraltareña es la historia de una mujer que, sin proponérselo ni darse apenas cuenta, comienza a ejercer la prostitución , un oficio que desarrolla con mucha dignidad y poniendo el alma en ello. Ella piensa que cada servicio no es solo un acto de sexo, sino de amor, ese amor que perdió pero que no desiste en buscar como sus clientes. 

La actriz a las ordenes del director y productor, Imanol Iborra, con su sinceridad, su ingenuidad su pasión por el oficio más antiguo del mundo han conseguido que Gibraltareña sea respetada por todo el campo de Gibraltar. Se siente importante y eso le da confianza. Su vida es un trozo de historia de los años 70. Unos años en los que la verja cerrada separó la vida de muchas familias.  Una verja a la que se aferra y donde continúa soñando para poder seguir viviendo.

Las vivencias de este personaje nos llenan de ternura y humor. La vida de Lola la Gibraltareña es un mosaico de historias llenas de luz , de sonrisas , carcajadas, música e incluso de sabiduría.


Con sus palabras, durante los últimos minutos de vida, Lola consigue meternos en su mundo y hacernos cómplices de sus aventuras. Esta es su última actuación para despedirse de su público y así poder emprender una nueva vida.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.