APYMELL valora como un grave perjuicio el provocado por las colas de ayer en la frontera con Gibraltar

Desde la Asociación de la pequeña y mediana empresa denuncian esta situación con esta nota de alarma y atención hacía los dirigentes políticos:

Vemos con preocupación la vuelta de las retenciones de más tres horas en vehículos y casi 60 minutos peatonales, que se vienen produciendo reiteradamente estas semanas. No comprendemos el motivo, pero suponemos que esto puede ser un adelanto a las futuras situaciones que se van a generar con la llegada del BREXIT.

Estas colas vergonzantes, contradicen gravemente y ponen en entredicho la palabra que nos dió en su charla a los empresarios el Ministro Alfonso Dastis, el cual aseguró delante de un nutrido grupo, que nunca se iba a poner en peligro la economía de la zona y que independientemente de el BREXIT y del desarrollo de las negociaciones, el tráfico de personas y mercancías sería fluido en la frontera. Pero los últimos acontecimientos nos hacen dudar de un ministro en el que habíamos depositado muchas esperanzas.

Esperamos que en su calidad humana sepa reaccionar, y valorar el daño que hacen cada vez que forman una retención. Ancianos, niños, mujeres embarazadas (como una señora en estado lloraba una amargamente ayer), trabajadores y trabajadoras, linenses, gibraltareños y turistas , todos se ven dañados por este indignante castigo.

También queremos que se valore el grave perjuicio que causa a la economía de La Línea, sobre todo a su comercio y hostelería, generando grandes pérdidas que nunca más se van a recuperar.

Estas actuaciones nos hacen que veamos con poco grado de esperanza las posibles medidas especiales que pudieran llegar para La Línea para combatir el impacto del BREXIT.

Instamos a las autoridades municipales a que denuncien esta situación en los organismos pertinentes de la Unión Europea, y que de repetirse estos episodios convoquen a los agentes políticos y sociales de la ciudad para consensuar medidas conjuntas.

Nos jugamos nuestro futuro y nuestra dignidad como pueblo.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.